Maëlle

Maëlle se ríe de mi soledad
lanzando la mirada contra el suelo;
se ha perdido en la nube de su pelo
donde fuma tabaco de liar.

Maëlle nació sembrados de lunares
a medias la mejilla y el pañuelo.
Con su deje francés como un veneno
contamina la noche de los bares.

Maëlle,
maldita flor de un día
el tiempo no me fía
sabiendo que te vas.

Maëlle,
tu cara se vacía
y el mundo gira y gira
desde que ya no estás.

Maëlle, nacer pintor y por el arte
raptarte y encerrarte en un cuaderno;
contemplar como muere en ti lo eterno;
enmarcarte, romperte y olvidarte.

Maëlle, serás eternamente joven,
carmín deshilachado en la memoria;
yo el traidor que ha vendido nuestra historia
por cobrar el olvido de tu nombre.

Maëlle,
maldita flor de un día
el tiempo no me fía
sabiendo que te vas.

Maëlle,
tu cara se vacía
y el mundo gira y gira
desde que ya no estás.

Juan Barrios

Anuncios