Ahora que nadie me espera

Ahora que nadie me espera;

que ya no entierro los versos en el papel;

que tiene más de noche cada día.

 

Pasada ya la frontera

de las palabras, sin sangre en el pincel

que sabe dibujarte todavía.

 

Ahora me voy y por primera vez

no pienso en el regreso,

no juego a ser tu juez,

no mato por tus besos.

 

Ahora que el viento me guía;

que pongo el norte en la frente de otra mujer

y bailo contra todas tus promesas.

 

Dejo la carta vacía

salvo el recuerdo que olvida desmerecer

tus piececillos libres de princesa.

 

Ahora me voy y por primera vez

no pienso en el regreso,

no juego a ser tu juez,

no mato por tus besos.

 

Juan Barrios

Anuncios